Las pruebas y el diagnóstico de las venas varicosas


Para diagnosticar las venas varicosas, su médico le hará un examen físico, incluyendo mirar sus piernas mientras estás de pie para revisar la inflamación. Su médico también puede pedirle que describa el dolor y el dolor en las piernas.

Usted también puede necesitar una prueba de ultrasonido para ver si las válvulas en las venas están funcionando con normalidad o si hay alguna evidencia de un coágulo de sangre. En esta prueba no invasiva, usted se acuesta en una mesa de examen. Una pequeña cantidad de gel caliente se aplica a la piel. El gel ayuda a eliminar la formación de bolsas de aire entre el transductor y el cuerpo.

Durante un ultrasonido, un técnico capacitado en la ecografía (ecografista) presiona un pequeño dispositivo de mano (transductor), aproximadamente del tamaño de una barra de jabón, en contra de su piel sobre el área de su cuerpo que se examina, pasar de una zona a otra según sea necesario. El transductor transmite imágenes de las venas de las piernas a un monitor, por lo que un técnico y que su médico pueda ver.

Las complicaciones de las venas varicosas

Las complicaciones de las varices, Aunque es poco frecuente, puede incluir:

Úlceras. Las úlceras muy dolorosas se pueden formar en la piel cerca de las venas varicosas, especialmente en los tobillos. Las úlceras son causadas por la acumulación de líquido a largo plazo en estos tejidos, causada por aumento de la presión de la sangre dentro de las venas afectadas. Una mancha descolorida en la piel por lo general comienza antes de que se forma una úlcera. Consulte a su médico inmediatamente si sospecha que usted ha desarrollado una úlcera.

Los coágulos de sangre. De vez en cuando, dentro de las venas profundas de las piernas se agrandan. En tales casos, la pierna afectada puede hincharse considerablemente. Toda la pierna hinchazón repentina órdenes de atención médica urgente, ya que puede indicar un coágulo de sangre - una condición conocida médicamente como tromboflebitis.

Estilo de vida y remedios caseros

Hay algunas medidas de auto-cuidado que usted puede tomar para disminuir el malestar que las venas varicosas pueden causar. Estas mismas medidas pueden ayudar a prevenir o retrasar el desarrollo de venas varicosas, también. Ellos incluyen:

Ejercer. Consiga sus piernas en movimiento. Caminar es una excelente manera de fomentar la circulación de la sangre en las piernas. Su médico puede recomendar un nivel de actividad adecuado para usted.
Controle su peso, y su dieta. Arrojar el exceso de peso disminuye la presión innecesario de sus venas. Lo que usted come puede ayudar a, también. Siga una dieta baja en sal para evitar la hinchazón causada por la retención de agua.
Mira lo que te pones. Evite los tacones altos. Zapatos de tacón bajo trabajar más músculos de la pantorrilla, que es mejor para sus venas. No use ropa apretada alrededor de la cintura, las piernas o en la ingle. Tight braga-faja de las piernas, por ejemplo, puede cortar el flujo de sangre.
Eleve las piernas. Para mejorar la circulación en sus piernas, tomar varios descansos cortos todos los días para elevar las piernas por encima del nivel del corazón. Por ejemplo, acuéstese con sus piernas descansando sobre tres o cuatro almohadas.
Evitar largos períodos de pie o sentado. Hacer un punto de cambiar de posición con frecuencia para estimular el flujo sanguíneo. Trate de moverse por lo menos cada 30 minutos o menos.
No se siente con las piernas cruzadas. Algunos médicos creen que esta posición puede aumentar los problemas de circulación.