Tratamientos para Vasculitis


El tratamiento específico de vasculitis depende de qué tipo de vasculitis tiene, la gravedad de su condición y de su salud general. Aunque algunos tipos de vasculitis son autolimitados y mejoran por sí solos, tales como la púrpura de Henoch-Schönlein, otros requieren medicamentos.

Los medicamentos utilizados para tratar la vasculitis incluyen:

Los esteroides para controlar la inflamación. El tratamiento para muchos tipos de vasculitis consiste de dosis de un medicamentos corticosteroides, tales como la prednisona o la metilprednisolona (Medrol), para controlar la inflamación. Los efectos secundarios de los esteroides pueden ser graves, especialmente cuando se toman durante un largo período de tiempo. Los efectos secundarios pueden incluir aumento de peso, diabetes y adelgazamiento de los huesos (osteoporosis). Es probable que reciban la dosis más baja posible de esteroides para controlar su enfermedad.

Los medicamentos para controlar el sistema inmune. Los casos graves de vasculitis o los que no responden adecuadamente al tratamiento con corticosteroides puede necesitar tratamiento con medicamentos citotóxicos que destruyen las células del sistema inmune responsables de causar la inflamación. Citotóxicos incluyen azatioprina (Azasan, Imuran) y ciclofosfamida (Cytoxan). Otros medicamentos que ayudan a amortiguar la respuesta del sistema inmune es rituximab (Rituxan).

Este medicamento está aprobado para el tratamiento de la granulomatosis de poliangeítis (Wegener) y poliangeítis microscópico junto con corticosteroides. Los investigadores también han tenido cierto éxito con medicamentos que modifican la respuesta inmune del cuerpo para tratar ciertos tipos de vasculitis. Los medicamentos que han sido utilizados, pero todavía se están probando incluyen micofenolato (Cellcept), infliximab (Remicade), adalimumab (Humira) y anakinra (Kineret).

Afrontamiento y apoyo para Vasculitis

Cuando vasculitis se identifica y se trata a tiempo, el pronóstico es generalmente bueno. Uno de sus mayores retos pueden hacer frente a los efectos secundarios de algunos medicamentos. Las siguientes sugerencias pueden ayudar:

Entender su condición. Aprenda todo lo que pueda acerca de vasculitis y su tratamiento. Conocer los posibles efectos secundarios de los medicamentos que usted toma, e informar de cualquier cambio en su salud con su médico.

Elija una dieta saludable. Comer bien puede ayudar a prevenir los posibles problemas que pueden resultar de los medicamentos, tales como adelgazamiento de los huesos, presión arterial alta y la diabetes. Elija una dieta que hace hincapié en las frutas y hortalizas frescas, granos enteros, lácteos bajos en grasa, y las carnes magras y pescado. Pregúntele a su médico si usted necesita tomar un suplemento de vitamina D o calcio si usted está tomando la terapia con corticosteroides.

Haga ejercicio casi todos los días de la semana. El ejercicio aeróbico regular, como caminar, puede ayudar a prevenir la pérdida de hueso, hipertensión arterial y diabetes que puede estar asociada con la toma de corticosteroides. También beneficia el corazón y los pulmones. Además, muchas personas encuentran que el ejercicio mejora su estado de ánimo y la sensación general de bienestar. Si usted no está acostumbrado a hacer ejercicio, comenzar lentamente y aumentar gradualmente. Su médico puede ayudarle a planear un programa de ejercicios que sea adecuado para usted.